Las tecnologías, impulsadas por la informática y la biotecnología,  avanzan a ritmo exponencial lo que generará en los próximos años cambios radicales en nuestras economías, empresas y sociedades, mayores a los que se han experimentado en toda la historia de la humanidad.

Una de las características de este cambio exponencial es que es muy difícil de ver qué es lo que se viene y cómo impactará en el futuro próximo.

Esto sucede principalmente por dos motivos:

  1. Estamos acostumbrados a los cambios lineales y relativamente lentos, que son los que nos han acompañado hasta ahora desde que surgimos como especie humana. Por ejemplo, un automóvil último modelo es muy parecido a un automóvil de hace 5 años.  la esperanza vida del hombre se ha duplicado en los últimos 500 años. Estos son cambios lentos, lineales, y proyectando lo que ha sucedido en el pasado reciente podemos predecir con bastante certeza lo que sucederá en el futuro. Pero hoy estamos en una dinámica de cambio es exponencial. Por ejemplo, un teléfono móvil de hoy es otra cosa distinta a un móvil de hace 5 años, no es solamente un móvil un poco, o bastante mejor, es otra cosa; la forma de comunicación entre las personas hoy es una cosa distinta que la comunicación de hace cinco años, el WhatsApp es una cosa cualitativamente distinta a la comunicación con SMS, no solamente mejores SMS. En una dinámica de cambio exponencial el futuro es muy distinto del pasado, en consecuencia la proyección del pasado no sirve para prever el futuro.  Nuestros cerebros están adaptados para vivir en un mundo con cambios lineales (más o menos lentos) pero no con dinámica exponencial.
  2.  La dinámica de cambio exponencial tiene un comportamiento particular (ver la figura). Al principio el crecimiento / cambio es muy lento y casi imperceptible. Si se duplica un número muy chico da un número muy chico, y si se duplica nuevamente sigue siendo un número muy chico. Al principio nos encontramos en la zona de “decepción” dónde no se percibe el cambio. Pero si se continúa en esta dinámica de duplicar lo anterior, de repente y casi sin darnos cuenta, crece y se hace enorme. El doble de un número grande es una muy grande, y su doble es mayor aún. Pasamos así a la zona de disrupción, donde el cambio en muy poco tiempo se hace inabarcable.

Imagen 1

Muchas veces vemos el avance de tecnologías exponenciales en su primera fase, la decepcionante y, equivocadamente, juzgamos que tardarán mucho tiempo en desarrollarse y generar impactos importante en la economía, sociedad, empresas y a nivel personal. Lo juzgamos con cabeza lineal, sin entender la dinámica del cambio exponencial. En consecuencia,  no nos preparamos y somos arrollados cuando, en la fase de disrupción, el cambio se presente de forma imparable.

¿Que hacer para estar alerta y evitar que el cambio exponencial nos agarre desprevenidos?

En este contexto, dónde la información y conocimiento almacenado se duplica cada dos días, ¿cómo hacemos para estar alerta? ¿cómo hacemos para prepararnos? ¿cómo hacernos para no ahogarnos en el océano de información?

La única forma es desarrollar una sistemática de vigilancia tecnológica que nos permita ver cuáles son las tecnologías exponenciales que están pasando a la fase disruptiva y que impactos podrían tener en nuestro contexto social, económico, empresarial y personal.

Una manera concreta de instrumentar esto, tanto a nivel de empresa o personal sería:

1.- Determinar las tecnologías exponenciales más relevantes o que puedan tener mayor impacto en nuestra actividad o vida personal.

2.- Detectar cuáles son las fuentes de información más relevantes para estar al día con el desarrollo / avance de dichas tecnologías. Considerar fuentes que tengan distinta opinión (tanto a favor, como en contra) de su avance e impacto. Por ejemplo: Páginas webs, Blogs, Instituciones / universidades / Think Tanks, Empresas, Personas referentes, etc.

3.- Desarrollar una sistemática de análisis:

a) Establecer una periodicidad / frecuencia para revisar las fuentes de información definidas.

b) Establecer criterios para seleccionar los asuntos que resulten más interesantes para seguir analizando o profundizando.

i) Definir la forma en que se procesarán los asuntos interesantes:

ii) La forma de archivarlos

iii) Difusión y discusión con otras personas

c) Registro de lecciones, conclusiones,

d) Establecer un plan de acción a partir de análisis de los asuntos interesantes.

4. Validar y/o actualizar las tecnologías relevantes y las fuentes de información.

 

Esta sistemática de vigilancia tecnológica  no garantiza que podamos aprovechar todas las oportunidades o reducir todos riesgos que se presentarán, ni siquiera que vamos a estar al tanto del avance de todas las tecnologías disruptivas que impactarán nuestras organizaciones y/o vidas personales, pero sin duda aumentará mucho la probabilidad de que lo podamos hacer con éxito.